high_noon_62499-1024x768

Todos acudieron en auxilio del vencedor

Corría el año 1951 y el guionista Carl Foreman recibe una notificación para que se presente a declarar en Washington ante el  Comité sobre Actividades Antiamericanas del honorable senador  Joseph McCarthy. En el transcurso de la investigación se niega a delatar a sus compañeros lo que le conllevará ser incluido en las listas negras.

En otro lugar, Will Kane -sheriff del pequeño pueblo de Hadleyvillese– recibe la noticia de que un matón al que hacía tiempo había detenido ha quedado en libertad y se aproxima hacia el pueblo junto con su banda con la declarada intención de matarlo. Hablamos de la película Solo ante el peligro de Fred Zinnemann.

Gary Cooper solicita ayuda a sus convecinos para enfrentarse a la banda de forajidos que se acerca al pueblo. Todos le dan la espalda y le aconsejan que huya de la ciudad. El solitario sheriff decide permanecer en la ciudad y hacer frente a la amenaza mientras el resto de vecinos se esconde en sus casas. Milagrosamente, Gary Cooper consigue acabar con los pistoleros con la ayuda de su novia Grace Kelly.

Secuencia final de la película. Tras la victoria del sheriff todo el pueblo sale de sus escondites a abrazarlo y felicitarlo mientras el protagonista rechaza las muestras de cariño sin terciar palabra, se quita la estrella que pendía de su chaleco, la deja en el suelo y marcha en una carreta hacia el horizonte con la única compañía de su amada tras haber cumplido con su deber y sus convicciones.

El guionista de Solo ante el peligro se llamaba Carl Foreman, el mismo que fue citado ante el  Comité sobre Actividades Antiamericanas, se negó a delatar a sus compañeros y fue incluido en las listas negras del honorable senador Joseph McCarthy. ¿Casualidad? ¿Conclusiones?

Todos acuden en auxilio del vencedor. Quizá también el guionista Carl Foreman se quedó solo ante el peligro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *