Orson Wwlles en el Tercer Hombre

Recuerda lo que dijo no sé quién

La frase se la dice Orson Welles a Joseph Cotten en la película El tercer hombre (Carol Reed, 1949).

Recuerda lo que dijo no sé quién: en Italia, en treinta años de dominación de los Borgia, hubo guerras, matanzas, asesinatos… pero también Miguel Ángel, Leonardo y el Renacimiento. En Suiza, por el contrario, tuvieron quinientos años de amor, democracia y paz. ¿Y cuál fue el resultado? ¡El reloj de cuco!

Tema de Harry Lime (El Tercer Hombre) – Gertrud Huber

[Fuente de la imagen]

Burt-Lancaster-Gatopardo

La cuestión de Lampedusa

Personas malviven o mueren en el Gurugú y él Mediterráneo intentando llegar a Europa huyendo de la nada. A menudo los medios de comunicación nos hablan de Lampedusa, una isla italiana cercana a Sicilia a la que llegan los cadáveres de los que murieron en el viaje. Es oír Lampedusa y nos acordamos de El gatopardo, la novela de  Giuseppe Tomasi di Lampedusa y de la película del mismo título de Luchino Visconti.

Un momento cumbre de la película es la conversación que Burt Lancaster un otoñal noble siciliano  que ve cómo su mundo se derrumba con la revolución de Garibaldi mantiene con uno de sus herederos al que ordena que se integre en las filas revolucionarias. Ante la perplejidad del joven que no entiende las instrucciones, Burt Lancaster responde tajantemente Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie. Es decir, cambiarán el nombre de las cosas y los colores de las banderas pero todo continuará igual.

Ésa es la sensación que tiene este blog cada vez que oye que la Unión Europea pretende atajar la situación… habrá nuevos discursos, habrá nuevas leyes… pero las personas seguirán muriendo.

[Fuente de la imagen]

 

 

Mayte Martín y Manuel Alcántara

No pensar nunca en la muerte

No pensar nunca en la muerte dice el poema de Manuel Alcántara y que canta Mayte Martín… pero si alguna vez nos viene ese pensamiento, la imaginaremos como la describe Julio Llamazares en la La lluvia amarilla:

Siempre la he imaginado así. De repente, la niebla inundará mis venas, mi sangre se helará como las fuentes de los puertos en enero y, cuando todo haya acabado, mi propia sombra me abandonará y bajará a ocupar mi sitio junto a la chimenea. Quizá eso sea la muerte, simplemente.

[En la imagen: Mayte Martín y Manuel Alcántara. Foto de Daniel Pérez TC FUENTE]

Posdata. Poco tiempo después de publicarse esta entrada llega la noticia de la muerte de Gabriel García Márquez.